La Energía es la medida de nuestra Capacidad de Hacer

Acabo de escuchar a Tony Schwartz, autor de varios libros, el último titulado “The Way We’re Working isn’t Working”, en una breve conferencia en la que hablaba de “Energy Management” y me atrevo a compartir algunas de sus enseñanzas.persones amb energia

La energía es como la salud, sin salud no somos capaces de hacer muchas cosas o casi nada. Podemos tener tiempo, sin embargo, sin salud no seremos capaces de mantener nuestra actividad de modo sostenible.

En estos momentos de incertidumbre, debido a la pandemia del coronavirus, tendremos que acostumbrarnos a vivir en una complejidad a la vez que nos damos cuenta de nuestra fragilidad como seres humanos. Aceptar esta situación nos permite ser positivos y tomar nuevas decisiones que requerirán toda nuestra energía.

Tony Schwartz nos dice que más energía significa mayor capacidad para hacer, la energía es finita como el tiempo y se consume en la medida que actuamos, tener claro cuáles son nuestras fuentes de energía nos ayudará y estimulará nuestro óptimo desempeño. La energía la consumimos, luego debemos saber cómo recuperarla.

Para Tony Schwartz existen cuatro fuentes de energía, la primera es la fisiológica:

  • Dormir
  • Fitness – deporte
  • Alimentación
  • Descanso

El descanso puede ser mal visto, es como el no hacer nada, contemplar, mirar, relajarse, sin más objetivo que descansar

La segunda es la energía emocional. Las emociones forman la calidad de nuestra energía. Es la manera de cómo nos sentimos cuando desempeñamos lo mejor de nosotros mismos. Piensa en cómo te sientes cuando estás en tu mejor momento de trabajo, de deporte, de ocio, etc. Y cómo realmente te aporta energía, aunque te canses. Es como cuando estamos haciendo algo que nos gusta mucho hacer y por el que tenemos dones naturales, el tiempo pasa muy rápido. Cuando terminamos nos sentimos pletóricos. Esta es una de las principales fuentes de energía.

La tercera fuente de energía es la, mental, la capacidad para absorber toda nuestra atención, foco, en lo que estamos haciendo por un periodo de tiempo determinado. Las distracciones consumen energía, no facilitan nuestro mejor momento para el desempeño.

Y por último propone la energía que proporciona el propósito. Tener la sensación de que lo que estamos haciendo es realmente importante. Algo más allá de nosotros mismos. Cuando tenemos esta sensación de que importa, nos aporta mucha energía y a ello le dedicamos nuestros mayores esfuerzos.

Estas son las cuatro fuentes de energía, el tema ahora se encontrar la manera de pensar en ellas, conocerlas y encontrar las rutinas que nos lleven a ellas.

A nivel personal parece obvio, nuestras fuentes de energía son alimentarse bien, hacer deporte, dormir y descansar, hacer lo que nos gusta, poner foco y lo que hacemos tenga un significado más allá de nosotros mismo. Quizás, muchas veces estas cuatro fuentes no coinciden en un mismo momento, conocerlas nos ayudará a buscarlas.

A los líderes empresariales y padres/madres de familia, conocer estas cuatro fuentes y practicarlas sólo pueden ser buenas para la organización y los hijos.

Tony Schwartz nos recomienda lo que muchos ya hacemos y/o pensamos deberíamos hacer:

  • dormir al menos 7 horas
  • dedicar los primeros 60 minutos para hacer lo más importante del día
  • hacer un alto cada 90 minutos
  • ser conscientes de apagar los ordenadores, teléfonos móviles y otros aparatos electrónicos en un momento determinado durante el anochecer. ¡Adoptar la rutina de no estar permanentemente pendiente!

Para ello conviene que:

  • de forma sistemática nos cuidemos de nosotros mismos, buscando estas fuentes de energía
  • cada uno de nosotros somos responsables de conocer nuestras fuentes de energía
  • tener rutinas que ayuden a recargar energía
  • recuerda que, si te fuerzas hasta el límite, es muy posible que desfallezcas antes de alcanzar tu objetivo
  • Trata de estar siempre lleno de energía. Ir cargando continuamente, estar a mitad sólo te perjudica. Igual que las baterías eléctricas, su mejor funcionamiento resulta cuando están completamente cargadas.

Escuchando a Tony Schwartz, me viene a la memoria un libro de Kevin Lawrence, que leí hace un par de años y que lleva por título:  “Your Oxigen Mask first – 17 Habits to Help High Achievers Survive & Thrive in Leadership & Life”

El título lo dice todo, al igual que en la demostración de seguridad en los aviones, el personal de cabina, cuando habla de la despresurización de la cabina, dice que una máscara aparecerá por encima de nuestra cabeza y nos explica cómo ponerla. Al final siempre dice, pongasela usted primero y luego ayude, si es necesario a su vecino, incluso si es su hijo.

Kevin Lawrence en su libro habla de los tres escenarios en los que se desarrolla nuestra vida, el profesional, el familiar/social y el propio. Y dice que únicamente en el espacio de dedicación propio en aquello que gusta tiene, de forma regular, una aportación neta de energía.

Debemos cuidamos y aprender a gestionar nuestro almacén de energía, difícilmente podremos dar ejemplo sino lo hacemos nosotros mismos y como decía al principio la energía es la medida de nuestra capacidad para hacer.

Deja un comentario