#5 Se recogen las sugerencias de los empleados para identificar los obstáculos y las oportunidades

Sólo hay dos tipos de obstáculos graves en las compañías, los internos que provienen de los procesos y sistemas de ejecución y que pueden llevar a lo que los ingleses llaman “burn out” que la gente se queme y pierda el interés en el proceso y la compañía.  Y los obstáculos externos que tienen relación con los clientes y proveedores. Para convertir estos obstáculos en retos ante todo hay que reconocerlos y conocerlos. 

Los empleados de primera línea, tanto de operaciones y administración como aquellos que contactan con el exterior, vendedores, compradores, servicio al cliente, etc., los que están en contacto permanente con la realidad diaria son los que tienen la información más preciosa para la compañía.

Hay que fomentar que esta información se traslade en sugerencias de los empleados y establecer un proceso y fomentar su uso.

Además, desde ScaleUp Business sugerimos que cada directivo se entreviste con un empleado a la semana y le pregunte: “¿Qué es lo que la compañía debería Empezar/Parar/Continuar de hacer?”.

Hay que estar muy atentos en aquello que “deberíamos parar” y contabilizar si lo manifiestan muchos empleados. Seguro que es algo a mirar y prestarle  la atención para realmente parar de hacerlo y cambiar por otro proceso o tema. Es una oportunidad para la compañía y la organización en sí misma.

Todo lo que se manifiesta reiteradamente como “parar” son barreras que se deben revisar y/o eliminar. Hacer caso de las sugerencias de los empleados ayudan a mantener motivada la organización.

Mientras tengamos obstáculos que solucionar faltará tiempo y entusiasmo para acometer las oportunidades que aparecen.

Jim Collins en su libro “Great by Choice” nos habla del “return of luck” y viene a decirnos que lo importante no es tener suerte, sino que hacemos con ella, si la aprovechamos o no y cómo. Tener tiempo para visualizar las oportunidades requiere dejar de hacer cosas que no sirven o atascan los procesos y la organización y/o los clientes.

Para acometer este Hábito sugerimos:

  • Todos los directivos y mandos intermedios tienen una conversación de Empezar/Parar/Continuar, con al menos un empleado a la semana
  • Las ideas surgidas de las conversaciones con los empleados son compartidas semanalmente en la reunión del comité de dirección
  • Las aportaciones de los empleados acerca de los obstáculos y oportunidades se recogen semanalmente
  • El equipo de mandos intermedios dispone de un proceso para recopilar toda esta información y rinde cuentas para cerrar el círculo sobre obstáculos y oportunidades

Para más información, contactar con: lluisgras@scaleupbusiness.eu

CategoríasSin categoría

Deja un comentario